Luis Puente, director comercial y director de Operaciones de Cablebox

En esta entrevista, nuestro director Comercial y de Operaciones ofrece algunas de las claves de la situación actual de Cablebox y sobre la orientación de su modelo de negocio. Un modelo de negocio basado en tres fortalezas principales: cercanía, flexibilidad y un producto reconocido por todos.

Cablebox es una empresa joven, de apenas tres años. Y sin embargo es una compañía muy conocida y valorada gracias a sus productos APLEI. ¿Cómo se conjugan ambos aspectos, juventud y veteranía?

Cuando Cablebox se crea, en junio de 2016, cuenta con el gran activo de la adquisición de la marca APLEI, una marca conocida y reconocida en el sector con más de 60 años de trayectoria. Pero el proyecto está formado por los mismos equipos humanos que la empresa extinta. Asumimos todo el know-how de los procesos de fabricación pero con nuevos bríos, un enfoque más ágil, flexible y dinámico, sin perder la perspectiva sobre nuestra razón de ser: la satisfacción del cliente.

¿Cuál es el enfoque de negocio de APLEI?

Vivimos un momento de fuerte competitividad y gran exigencia por parte de los clientes. Nosotros hacemos valer nuestras fortalezas: cercanía, flexibilidad y el valor de marca de unos fabricados únicos en el mercado. Nuestro enfoque es estar siempre muy cerca del cliente, de la atención de sus necesidades, sin hacer distingos entre el distribuidor, el instalador, la ingeniería o la propiedad. Todos son clientes preferentes para nosotros.

¿Qué diferencias hay para el cliente entre lo que encontraba en APLEI y lo que ahora encuentra en Cablebox?

Diría que encuentra la misma calidad de producto, y una cercanía y flexibilidad aún mayor. Manteniendo intactos nuestros procesos de fabricación, estamos aprendiendo a ser todavía más ágiles y más cercanos al cliente. En todo el proceso, de creación de la nueva empresa, siempre hemos dejado claro que lo importante seguía estando en APLEI. Se trata de mucho más que un producto, realmente es una forma de hacer las cosas: nosotros vendemos calidad, algo que los clientes valoran. Pero diría que somos especialmente buenos en la cercanía, en la manera de atender al cliente e intentar satisfacer siempre sus necesidades. Se nos reconoce especialmente por nuestra proximidad “en planta”, es decir, cuando estamos en contacto con el ingeniero local. De igual modo, el cliente valora en alto grado nuestro servicio postventa.

¿Y qué encuentran los clientes en Cablebox que no encuentran en la competencia?

Nuestra competencia son fundamentalmente empresas foráneas, de gran tamaño y alcance internacional que cuentan con delegaciones comerciales en España. Frente a este modelo, nosotros hacemos valer nuestra condición de fabricantes, y también los dos elementos antedichos: cercanía y flexibilidad. Al contrario de otras empresas multinacionales, nosotros somos autosuficientes, no tenemos que hablar con una central en EE.UU. o Alemania para que nos apruebe un pedido o nos plantee la viabilidad de una operación. Nuestra capacidad de decisión es inmediata, y eso es muy importante en este negocio. Por otro lado, hay otro aspecto muy relevante: el hecho de que en nuestro Departamento Comercial, más que comerciales, tenemos asesores. Todos nuestros clientes pertenecen a la empresa en su conjunto, y se les ofrece un servicio integral, no personalizado en tal o cual comercial. Como buen asesor, el comercial busca la mejor solución a la necesidad de cliente, en todos los momentos del proceso: en prescripción técnica, en la venta y en la postventa. Somos un soporte, y un soporte cercano. De hecho, estamos realizando un importante esfuerzo para tener un mayor contacto con nuestros clientes, potenciando la presencialidad regular en nuestro ámbito de actuación. Estamos lejos de ser un mero vendedor de productos. Por la propia naturaleza del material que vendemos, muy técnico y específico, pero también, e incluso diría más aún, por nuestra vocación de servicio y orientación al cliente.

¿Hacia dónde camina Cablebox?

Estamos muy instalados en el día a día. Nuestra meta está fijada en un horizonte muy inmediato, porque es la única forma de saber que puedes responder con agilidad a las demandas de tus clientes. Aun así, hay algunos ámbitos en los que pretendemos reforzar nuestra presencia. Señalaría fundamentalmente dos: el mercado internacional, siempre de la mano de nuestros clientes; y el ámbito de las renovables, donde se abren interesantes oportunidades en sectores como el eólico, el termosolar o el fotovoltaico al que no podemos renunciar. Del mismo modo, asumimos nuevos retos que están sobre la mesa del sector, como la digitalización y los servicios online o la apuesta por la I+D+i para poner en el mercado nuevas soluciones inéditas.